Té Negro

El té negro es un té fermentado cuyo proceso incluye cuatro pasos básicos: marchitamiento, enrrollado, fermentación y desecación. Las hoja recolectadas se extienden y se dejan marchitar hasta que resultan flexibles para ser enrrolladas sin romperse. El paso siguiente consiste en enrrollar la hoja para que libere las sustancias químicas que determinan el olor y color. Finalmente, se rompen estos "terrones" de te y se exttiende la hoja en un ambiente húmedo y fresco tres o cuatro horas y media antes, para que así absorba el oxígeno que provoca la reacción química que otorga a sus hojas el característico color rojizo. Las hojas oxidadas se desecan para detener el proceso natural de descomposición. Existen varios tipos de te negro: 

  • Te Assam, cuyas hojas tienen un fuerte aroma y sabor. Su infusión es de color dorado oscuro y se cosecha de mayo a junio.
  • Te Ceylan, con hojas muy aromáticas y con un sabor ácido. Se obtiene una infusión de color ámbar. 
  • Te Darjeeling, el más selecto de los tés negros. Con un aroma afrutado, su infusión es clara y brillante, ideal para tomar por la tarde. 

Artículos 10 a 18 de 28 totales

Configurar sentido descendente
por página

Cuadricula  Lista 

Artículos 10 a 18 de 28 totales

Configurar sentido descendente
por página

Cuadricula  Lista 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de compra según sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pulsando en Cookies
x